Gracias a nuestro compañero Rafael Giovanetti compartimos este cuadro de Julio Romero de Torres que se encuentra en el Museo Carmen Thyssen de Málaga y en el cual está representada la fachada de nuestro Conservatorio.

A raíz de sus grandes obras de 1908, y cuando comenzaba a ganar reconocimiento como pintor, Romero de Torres emprendió un camino de indiscutible auge en el aspecto personal y artístico de su vida. Este «ascenso» continuó hasta su muerte y se manifestó en un interesante fenómeno sociológico de adoración tanto por parte de las clases populares como de los intelectuales, llegando a un punto en el que, como pocos antes que él, el pintor fue identificado por todos a través de su obra.

Desde aquel primer éxito, que supuso un cambio estético radical respecto a su obra anterior (de la que este museo posee un magnífico ejemplo en «La Feria de Córdoba»), se mantuvo fiel a su estilo y no hizo concesiones a los movimientos contemporáneos que lo habían influido anteriormente.

1922 vio uno de sus mayores triunfos con una exposición de gran éxito (en la que tuvo mucho que ver su amigo Valle-Inclán) en la Galería Witcomb de Buenos Aires. La venta de todos los cuadros que expuso (excepto dos reservados por motivos personales), más el gran número de encargos que recibió durante los meses de su estancia en la capital argentina, y los numerosos homenajes que culminaron con su nombramiento como «favorito» hijo» de Córdoba, todo ello contribuyó a su máxima fama y aclamación.

Su lienzo «La adivinación» data de ese año e incluso pudo haber sido pintado durante su estancia en Buenos Aires, teoría que respalda el hecho de que el cuadro perteneció durante algún tiempo a una colección argentina. Además, no se mostró en la exposición de 1922 (aunque sí apareció en otra exposición en la misma galería en 1943).

Sentadas en el alféizar de una ventana hay dos mujeres de perfil de similar protagonismo que simbolizan la dualidad tan a menudo presente en las pinturas de Romero de Torres. Otros ejemplos en este sentido son «Amor Sagrado y Amor Profano» (Colección Cajasur, Córdoba), Ángeles y Fuensanta (Museo Julio Romero de Torres, Córdoba) y «Humo y azar». Chance» – colección privada, Madrid). La joven de la derecha, vestida de manera obrera y con las piernas cruzadas, no parece capaz –ni siquiera mostrando el cinco de oros– de llamar la atención de su compañero, que está recostado, su expresión obviamente melancólica que sugiere algún tipo de ansiedad por el amor.

Detrás de ellos se encuentra Córdoba, aquí representada por la casa y fuente de La Fuenseca, el Cristo de los Faroles y el Palacio del Marqués de La Fuensanta del Valle (Actual Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco), donde una mujer con un mantón rojo se apoya en el marco de la puerta, recurso compositivo utilizado por el artista en varias ocasiones tras Lovesick (Museo de Bellas Artes de Córdoba) de hacia 1905.

El artista dispuso los edificios y el monumento en un telón de fondo, sin importarle que todos estuvieran a una distancia considerable unos de otros.

Título: The Fortune-telling
Creador: Julio Romero de Torres
Vida del creador: 1874/1930
Nacionalidad del creador: Spanish
Sexo del creador: Male
Lugar de nacimiento del creador: Córdoba
Lugar de fallecimiento del creador: Córdoba
Fecha: 1922
Technique: Oil on canvas
Original Title: La Buenaventura
Dimensiones físicas: w163 x h106 cm
Origen: Colección Carmen Thyssen-Bornemisza on gratuitous loan to the Museo Carmen Thyssen Málaga
Tipo: Painting
Fuente: Fuensanta García de la Torre
https://artsandculture.google.com/asset/the-fortune-telling/IwF1OWwTAmm5Xg?hl=es

EnglishEspañol